Google encontró que estos 5 aspectos definen a los grandes equipos de trabajo.

Una de las razones por las que Google sigue cambiando la manera en la que interactuamos con el mundo es su enorme esfuerzo por comprender a las personas desde un punto psicológico, neurológico y hasta químico. Lo más notable es que no sólo se han empeñado en entender a sus consumidores, sino a sus empleados…no por nada tienen empleados altamente comprometidos y productivos.

Uno de sus estudios más representativos fue el denominado Proyecto  Aristóteles, el cual involucró 180 equipos que trabajaban  en Google y tuvo una duración de poco más de dos años. Dicho proyecto tenía un propósito: encontrar si había un conjunto de habilidades, conocimientos y trasfondos que pudieran derivar en crear súper equipos de trabajo.  Lamentablemente el estudio no arrojó ningún patrón que arrojara un resultado relevante.

Después de re evaluar los resultados una y otra vez, llegaron a una conclusión. Estaban viendo el estudio desde una perspectiva errónea, se estaban concentrando en cosas tangibles cuando la clave era centrarse en los intangibles. Como el mismo personal de Google mencionó, “las normas grupales (tradiciones, estándares de comportamiento y las reglas no escritas) que rigen a un conjunto de personas cuando trabajan…dichas normas son las que más influyen en el desempeño de un equipo de trabajo”.

google_2
Oficinas de Google

Con esta nueva perspectiva y tras repetir sus estudios con nuevos parámetros, encontraron que existen 5 aspectos en común que comparten sus equipos de trabajo más exitosos:

Las personas confían entre ellas.

Los mejores equipos confían en que cada persona hará su parte del trabajo (y la hará bien), por lo que cada quien se concentra en lo que debe hacer y por lo tanto terminan en los tiempos estimados y superando las expectativas.

Existe estructura y claridad.

Los equipos de trabajo que destacan se rigen por objetivos claros, tienen roles bien definidos y saben que directrices seguir. No hay dudas en el proceso.

Cada actividad tiene un propósito.

Cada persona sabe que su trabajo tiene gran importancia y que sus actividades propician un bien mayor en toda la organización.

Cada miembro entiende el significado personal que tiene su trabajo.

Es fundamental que todos entiendan qué significado tiene el trabajo que realiza como parte de su vida.

Existe un bienestar psicológico.

En un equipo de trabajo exitoso, cada miembro se siente con la libertad de expresar su opinión y sus puntos de vista. Existe un ambiente “seguro” para tomar riesgos y se sabe que  las ideas libres de juicios.

Algo importante que nos aporta este estudio de Google es que, aunque las métricas cuantitativas son importantes, también son importantes los aspectos psicológicos e intangibles de las personas. La receta perfecta para crear grandes equipos de trabajo es entender a las personas desde todos los puntos (los tangibles y los intangibles).

¿Cuál es tu opinión?

Este artículo fue inspirado por Michael Schneider

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s