Cómo Reducir El Estrés (Inmediatamente) Según La Ciencia.

Mito: Hay circunstancias que a todo mundo le parecen estresantes.

Verdad: El estrés es un resultado de cómo tu cerebro interpreta cierta situación por sí sola.

Claro, hay situaciones como el ruido excesivo  o una interrupción continua, las cuales  pueden causarle estrés a cualquiera (e incluso puede dañar su salud), pero hay personas que logran sobrellevar cualquier situación mejor que otras.

La mejor recomendación para bajar los niveles de estrés sería meditar de 30 a 60 minutos todos los días, pero seamos honestos, muchos de nosotros no tenemos el tiempo y/o la disciplina para hacerlo. Lo bueno es que estudios han encontrado cómo aliviar el estrés temporalmente…no significa que ya no tendrás estrés, pero te puede servir como break para recargar energía.

Recientemente la universidad de Rutgers realizó una prueba a varios individuos los cuales fueron sometidos a una situación de estrés y en ese momento se les pidió que recordaran un momento placentero o neutral. Después de varias pruebas el estudio concluyó de la siguiente forma:

Para parar el estrés es bueno recordar un momento en el que estuviste relajado y feliz (Les ahorre un poco la explicación científica).

feliz

Suena bien y hasta cierto punto lógico, pero sé que es muy difícil hacer esto cuando ya estas estresado. Imagina que un automovilista se cruzó enfrente de ti y por poco chocas…no será fácil intentar recordar un momento feliz o relajante en ese momento ¿verdad?

Por suerte hay una forma de “programar” a tu mente para que aprenda a reducir el estrés de forma automática. Todo parte de la idea de que tu cerebro es capaz de asociar una emoción con algo que vea, escuche o sienta. Ejemplo, seguro has escuchado una canción justo en el momento en el que ocurrió algo muy positivo en tu vida, por lo que probablemente cada vez que la  escuches te pongas inmediatamente feliz.

A este proceso se le puede llamar “anclar” una emoción, y entre más grande sea la intensidad de la emoción, será mayor el anclaje.

Aquí empieza lo interesante…como menciona Geoffrey James, en lugar de intentar recordar algo feliz en el momento en el que estés estresado, intenta utilizar un “anclaje” que ya hayas creado anteriormente.

¿Cómo hacer esto? Fácil. Dedica unos minutos cada día (cuando estés solo, de preferencia antes de irte a dormir) y recuerda una serie de momentos felices. De la forma más vivida posible, intenta imaginar cómo te sentiste, qué oíste y viste. Cuando estés recordando intensamente esa emoción, intenta hacer un movimiento con tu mano el cual no harías regularmente (por ejemplo, intenta cerrarla y abrirla varias veces).  Empieza a repetir esto y en unos días tu cerebro asociará automáticamente este movimiento con una emoción positiva.

Resultado: Cuando estés en una situación de estrés y realices este movimiento, tu cerebro liberará endorfinas lo cual te hará sentir más relajado.

Nota: Recuerda que tienes que acostumbrar a tu mente a asociar el movimiento con emociones únicamente positivas. Se lo más constante posible y tendrás un “botón anti estrés” automático.

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s